Clases de bonsáis

Clases de bonsáis

Existen diferentes clases de bonsáis, dependiendo de la forma de creación del mismo. Se pueden obtener a partir de: una semilla, un esqueje, un injerto, un acodo, una planta silvestre o procedente de vivero. El procedimiento de creación depende del origen de la planta.

 

Las distintas clases de bonsáis:

 

Misho, bonsái por semilla: cuando se hace un bonsái por semilla, primero se elige la especie que se desea cultivar, luego el estilo en que se formará, y entonces, se planta la semilla en una maceta. La formación se inicia cuando comienza a crecer, y se le da el estilo elegido. Hay especies más adecuadas a este sistema, como los pinos, robles y abetos. Con esta técnica, el árbol comienza a moldearse desde el inicio. Antes de sembrar la semilla de conífera es conveniente remojarla 24hs, aquellas semillas que floten, se desechan. Hay semillas que deben ser rotas o rayadas para que germinen, por su dureza, como la acacia, robina y el cystisius. Las semillas para otras clases de bonsáis deben ser expuestas a bajas temperaturas, remojándolas durante 12hs, y luego guardándolas en el refrigerador (2-7°C) envueltas con aserrín, durante 2 meses. La maceta debe tener una capa inferior de grava para el drenaje. La temperatura ideal para la germinación es de 20-25°C. Cuando las plantas crecen, se trasplantan en macetas individuales, en las que permanecerán por dos años. Luego de este tiempo, se comienza la formación, y se trasplantan a macetas especiales para bonsáis.

 

Clases de bonsáis

El bonsái tal cual lo conocemos proviene de China, del año 700aC, según registros hallados en tumbas.

 

Sashiki, bonsái por esqueje: es una de las técnicas más empleada. Los esquejes de tallo son las clases de bonsáis recomendados para cultivar azaleas, enebros, tamarindo, camelias, arces, etc. La manera de obtener esquejes de tallo es por los restos de poda de una planta madre. Requieren de una temperatura cálida en la base, para que se de el enraizamiento, y una temperatura más fresca en la parte superior, para limitar el crecimiento, evitar la pérdida de agua y el agotamiento. Para obtener un mejor enraizamiento, es preferible plantar el esqueje el mismo día de la poda, y la longitud ideal es 7-12cm. Deben dejarse 2-3 hojas en la parte superior del tallo. Usar tierra porosa, evitar luz solar directa o excesiva, y utilizar hormonas de enraizamiento. Necesitan riego periódico y ser rociados con fungicida. Cuando tienen 20cm de altura, se trasplantan a macetas individuales.
Tsugiki, bonsái por injerto: el injerto es la mezcla de dos plantas diferentes, para que crezcan como una sola, la parte aérea de la planta se llama injerto, y la inferior se llama patrón. Se usa una planta con hojas pequeñas y crecimiento lento, y la otra con crecimiento rápido. Se hace el injerto a principios de primavera.

 

Por acodo: para el acodo se elige una rama cercana al suelo y se le practica una incisión sin atravesar toda la rama por su lado inferior, y se inserta una piedrita en el corte. Se cava un hoyo debajo del corte y se ancla la rama al hoyo y se cubre con tierra. Al cabo de 4-5 meses, habrá enraizado, entonces se completa el corte.

 

Planta de vivero: se elige una plántula de tronco grueso, con raíces que nacen de la base del tallo. Cuando la disposición radicular es apropiada, se comienza con la formación del bonsái.

 

 

Fuente: www.eljardindejuana.com

Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.